Reto conexión - Reconecta con tus hijos

Reto conexión: ¡¿Te unes?! Reconecta con tus hijos

 

“La conexión emocional que logras cuando conversas con alguien depende en buena medida de cuántas veces le miras a los ojos: es la forma más intensa de comunicación no verbal”

Elsa Punset

 

¡Ey!, conexión, conectar para desconectar dirás… A mí esto me suena.

Y así es. Hace apenas tres semanas compartí con vosotros mis reflexiones sobre el uso del móvil. Te contaba la barrera que supone en cuanto a conexión y como afecta a la relación con los más pequeños. Y te hice una propuesta de trabajar en mejorar hábitos para buscar estar conectada siempre, pero con quien realmente importa: con mis hijos.

Porque además según nuestros hijos vayan creciendo y empiecen a hacer uso del móvil mejor será que tengan un buen modelo en cuanto a uso responsable ¿no crees?. Yo no sé que nota sacarías tú, pero yo muchas veces no paso de un sufí, a veces incluso suspendo ;(

Un reto compartido, hacer de la conexión nuestra bandera

El reto que me impuse no está ni mucho menos terminado. Sin embargo, me ayudó mucho en los primeros días ver que no estaba sola. Muchos de los que formáis parte de esta maravillosa comunidad me comentasteis que el uso racional del móvil, y el ejemplo que con ello damos a nuestros hijos, es un tema especialmente sensible para vosotros. Y en el que, como yo, estáis ya trabajando o dispuestos a hacerlo. Es por eso que me he animado a retomarlo y, esta vez sí, proponerte un reto. Pero uno de verdad. Uno que te ayude a conectar a tope con tus hijos. ¡Ahí va!

Antes de que cunda el pánico, dejemos claro que este reto no va de dejar de usar el móvil. Seguro que tú, al igual que yo, utilizas el teléfono como herramienta indispensable de trabajo. O como fórmula de conexión con los que más quieres (padres, abuelos, amigos que pueden estar más o menos lejos). Este reto  trata, más bien, de ser conscientes de cuándo lo utilizamos y para qué lo utilizamos. Y, sobre todo, priorizar otros momentos, como los compartidos con nuestros hijos, porque por importante que sea un mensaje o una llamada, seguro que puede ser respondido o devuelta un poquito después.

Tres semanas para la conexión

Así que tenemos 21 días por delante en los que desconectar para conectar. Para ello, te propongo un plan de acción en tres partes, una por semana, aunque si lo prefieres puedes aplicarlo todo de una vez.

Te recomiendo que les expliques a tus hijos y a tu pareja en que consiste el reto y los compromisos con los que te has propuesto cumplir, te garantizo que a ellos les va a encantar hacer de vigilantes y eso te va a ayudar a tener éxito.

1.-Reto Conexión semana 1.

Apaga las notificaciones y rompe el “ciclo de revisión”

Imagina que estás esperando una llamada realmente importante y/o urgente. ¡Por supuesto que es lógico que estés pendiente del teléfono! Pero te cuento un secreto… ¡las llamadas suenan! No es necesario que estemos mirando la pantalla cada treinta segundos para ver si la tan ansiada llamada está ahí. Esto es mucho más fácil si, además, eliminamos cualquier excusa: un “pi-pii” del whatsapp; un “¡glin!” de la entrada de un correo; un “tin-tin” de la nueva foto publicada en Facebook o Instagram… Sin sonidos que nos distraigan será mucho más fácil centrarnos en otras tareas, conversar y mirarnos a los ojos. Conectar con los demás, en definitiva.

Adicionalmente, durante el resto del día, podemos desengancharnos poco a poco a ese hábito de revisar de forma constante: primero el mail, luego Whatsapp, Facebook e Instagram, también Twitter y así todo lo demás. Porque ¿qué sucede cuando terminamos? Que muchas veces volvemos a empezar porque en alguna aplicación de nuevo han llegado notificaciones… Restringe a un ciclo de revisión por la mañana, otro por la tarde y uno antes de retirarnos a dormir, por ejemplo, para evitar recurrir de forma constante al móvil.

2.- Reto Conexión semana 2.

Elige espacios de la casa no aptos para el móvil

¿Quizá el salón que es por excelencia el lugar compartido entre toda la familia? ¿O la cocina que es donde compartís los desayunos y las cenas y muchas veces os ponéis al día mientras se hace la comida? ¿O ambos? Como el resto de pasos en este plan de acción, es modulable según vuestras necesidades y la relación con vuestros hijos.

Pero al igual que nos acostumbramos a dejar de lado al móvil en el cine o en el coche, también podemos hacer lo mismo dentro de nuestro hogar.

Y quien dice la casa, dice el parque, las gradas en las que ves los entrenamientos o partidos de tus hijos o el paseo de vuelta a casa desde el parque. Elige ese espacio que te garantiza un ratito de presencia plena y atención hacia ellos.

3.- Conexión semana 3.

Aleja el móvil

Tan sencillo como eso: si no quieres distracciones, ¡evita la tentación! Llegado este punto y tras los esfuerzos de las dos semanas anteriores, ¿por qué no guardar el móvil en un cajón durante el ratito que estés con tus hijos? Veinte minutitos, media hora, dos horas… ¡La duración de ese tiempo la eliges tú! Pero así garantizamos que nuestra presencia y atención es total en el tiempo dedicado a ellos. Conexión 100%.

¡Pues eso es todo amigos!. Parece fácil… ¿eh?

#Reconectacontushijos

He pensado que como un reto es menos reto cuando es compartido, todas comentemos a lo largo de las próximas 3 semanas como llevamos nuestros reto en las Redes sociales que solamos utilizar normalmente  bajo el hashtag #reconectacontushijos y etiquetando el perfil de @myfamilylab así podemos agrupar las alegrías, logros y dificultades que nos estamos encontrando y darnos ánimos entre nosotras, yo prometo darle visibilidad en mi perfil a cada una de vuestras publicaciones ¿mola no? :)

Así que dime, ¿tiene sentido para ti este reto de conexión? ¿te unes? anda di que sí, porfi, porfi, porfi! :)

 

Helena Ruiz Pino

 

 

Madres al borde de un ataque de nervios

2 Comentarios
  • Ana Galey
    Publicado a las 21:39h, 21 marzo Responder

    Magnífico consejo Helena. Gracias. Ahora falta ser rigurosa y que mi hijo también lo sea sin que signifique una guerra.😊

    • Helena
      Publicado a las 22:17h, 21 marzo Responder

      Bueno Ana, poquito a poco y siendo amables con nosotros mismos. Seguro que a tu hijo le ayuda a moderar que su mami modere el uso. Un abrazo grande!

Publicar un comentario