Lidiar con el enfado

¿Cómo podemos lidiar con el enfado? ¡S.O.S. RABIETA!

El post de hace unos días sobre superar la frustración… ¡ha traído cola! ¡Cuántas me habéis preguntado sobre ese tema! Así que… ¡vamos al lío! Como os decía, la receta propuesta ayuda a ver las frustraciones (nuestras y de nuestros hijos) con otros ojos; ¡pero es inevitable que en algunos momentos esas emociones se transformen en ira y rabietas! ¿Y qué hacemos entonces? ¿cómo podemos lidiar con el enfado?

“El hombre fuerte no es el buen luchador; el hombre fuerte es solo el que se controla a sí mismo cuando está enfadado”

Mahoma

 

Todos nos enfadamos. TODOS.

¡Así que el hecho de que los niños tengan rabietas no nos debería resultar tan raro! Su falta de comprensión ante sus propias emociones y su falta de experiencia en el control de las mismas es lo que hace que transformen la ira, rabia, frustración o enfado que sienten en una rabieta que en ocasiones se torna épica en formato ‘de-aquí-te-espero’. ¿Quién de vosotras no se ha visto en el supermercado, con el niñ@ tirado en plancha en el suelo y concentrando miradas censuradoras por doquier? ¿O con un (pre)adolescente que se cierra a cal y canto en su cuarto, sintiéndose frustrado e incomprendido? Yo sí. 

Entonces sabiendo que, aunque pongamos todo de nuestra parte para evitarlas, alguna llegará… ¡hoy te propongo una herramienta que ayudará a gestionar estos momentos tensos para tratar de que no se amplifiquen y que, en el mejor de los casos, incluso puedan a llegar a ser productivos!

¿Cómo lidiar con el enfado?

Vamos a empezar ejercitando un poco la empatía  😊

¿Qué pasa cuándo tú te enfadas? ¿Eres capaz de dejarlo a un lado rápidamente? ¿O te afecta durante un rato y tus actividades cotidianas se ven sometidas a ese impacto negativo? Muchas veces es complicado soltar esa sensación de rabia e, incluso, según pensamos en ello una y otra vez, más alimentamos a la bestia, se va acrecentando todavía más…

Esa misma sensación la sienten nuestros hijos cuando algo les molesta. En ocasiones, cuando su frustración llega al límite, no saben cómo salir de ahí, y explotan. Lo importante entonces es ayudarles a que tengan recursos para que puedan gestionar esos momentos, no dejarse llevar por ellos y, en cambio, tranquilizarse para lidiar con la situación de una forma más tranquila y calmada.

Una herramienta sencilla para lidiar con enfados complicados

La herramienta que os propongo es tan sencilla como potente: ¡ayúdale a descubrir todas las opciones que están a su alcance para afrontar los enfados! No se trata de que el niño sienta que enfadarse es incorrecto porque no lo es en absoluto, sino de que tenga un repertorio de recursos a los que pueda acudir para canalizar ese enfado ¿Cómo? Empieza por hacer una lista.

Importante: la lista ha de hacerse en un momento en el que todos estéis tranquilos, no pretendas elaborar la lista en el fulgor de la rabieta, no puedes enseñar a alguien a nadar cuando se está ahogando ¿no crees?

Aquí te dejo algunos ejemplos que podrían figurar en ella:

-crear un rincón de la calma en casa, en el que se sienta bien y estén sus cosas favoritas; y al que podría acercarse en un momento de enfado para calmarse.

-expresar su enfado y rabia dibujando, para luego poder explicártelo. Probablemente más que dibujar raye el papel con furia,

arrugar un papel, ¡o romperlo! Cuando la rabia es intensa y necesita expresarla físicamente

-elegir un cojín, que esté siempre preparado para estrujarlo y zarandearlo si el sentimiento de cólera es muy muy fuerte (evitando así otras agresiones hacia personas/cosas que pueden surgir de forma espontánea)

cambiar de juego o actividad para alejarse de lo que ha iniciado el episodio

concentrarse en la respiración profundo y contar hasta 10

beber agua, para recuperar el estado de sosiego

-salir al patio/ventana/portal para recibir aire fresco en la cara

-escuchar música o una canción en concreto que le ayude a retomar el ánimo

-…

Como ves, ¡hay tantas opciones! Pero en definitiva lo que se trata es de romper ese bucle mental que el enfado ha propiciado para evitar que se convierta en un remolino. Y, al contrario, aportar calma y tranquilidad al momento. Ya que desde esta tranquilidad podremos hablar con él de sus sentimientos, su malestar, lo que lo ha provocado y qué soluciones podemos tener al respecto.

6 Tips para hacer de esta herramienta una opción ganadora

Atenta a estos consejos, porque te ayudarán a que sea mucho más eficaz

1.- Un niño, una herramienta

Aunque haya recursos compatibles con muchos niños, dale la oportunidad a tu hijo de construir su propia lista de referencia. Igual que a los adultos, a algunos les irá mejor la actividad física para salir del bucle del enfado y a otros sentarse y respirar.

2.- Son SUS recursos, por lo que su participación es vital

Construye esta lista junto con tu hijo: déjale que participe, que proponga ideas y que valide si las ideas que ofreces tú encajan para él.

3.- Anticípate

Aprovecha un momento de calma para realizar esta actividad como un juego. De esta forma, la tendrás preparada y podrás recurrir a la lista en el instante que necesite echar mano de alguno de los recursos para afrontar un episodio de rabia o enfado.

4.- Tantas listas como sean necesarias

Es muy útil dejar preparadas varias listas que sean accesibles en diferentes momentos. Por ejemplo, tener una lista para casa (rincón de la calma, cojín, pinturas, etc.) y una para momentos en los que estamos fuera del hogar, en los que es difícil que podamos acceder a determinados elementos.

5.- ¡Pinta y colorea!

No se trata solo de hacer un repaso y listado mental. Es necesario anotar las opciones seleccionadas y, a ser posible, que los niños las pongan en “bonito”. Además tenerlas en lugar accesible y visible para usarlas cuando haga falta.

6.- Revisadla de cuando en cuando

Esta herramienta sirve desde los 2 años (edad clásica en el inicio de las rabietas) hasta… ¡los 102! Y es que es totalmente útil también para nosotras 😊 Que tenga una vida tan larga no significa que sea inmutable, ya que nuestros hijos también crecen y cambian… Sería interesante, entonces, revisarla con su ayuda, y modificarla si hay nuevos recursos que se muestran más eficaces que los anteriores.

¿Qué opciones añadirías tú a esta lista? ¿Hay alguna que te funciona siempre para lidiar con los enfados de tus hijos?

Ahora que sabes cómo afrontar la frustración y tienes una herramienta práctica para lidiar con los enfados, ¡seguro que te sientes más segura ante la explosión de uno de estos episodios! 😊 No obstante, y como el tema ha removido tanto a la comunidad de My Family Lab, las próximas semanas vamos también a explorar qué podemos hacer como mamis y papis durante la tormenta y una vez que esta haya pasado.

Y recuerda que en mi videotraining gratuito y en el curso online Madres al Borde de un Ataque de Nervios ¡puedes encontrar muchas más herramientas útiles, sencillas y aplicables en el día a día para reconectar con tus hijos! Y sientes que ya, que hasta aquí has llegado y que necesitas ayuda adicional para tu caso concreto, recuerda que siempre podemos hacer una sesión gratuita de diágnóstico para empezar a trabajar juntas codo con codo.

¡Te espero!

Helena 

8 Comentarios
  • María Jesús Ramírez
    Publicado a las 08:54h, 24 octubre Responder

    Gracias. Se pondrán en práctica. Yo también necesitaría un rincón de calma😅

    • Helena
      Publicado a las 11:47h, 25 octubre Responder

      Pues fíjate que justo eso es lo que os propongo en el artículo, que tengáis vuestro propio rincón de la calma, o al menos una lista de recursos a los que acudir. Un abrazo! :)

  • Raquel
    Publicado a las 13:24h, 24 octubre Responder

    Gracias por tus consejos los pondremos en práctica yo sí es verdad que tengo mi método para mí es la música eso me saca del bucle y me calmo, pero con ellos tendré que ir probando.

    • Helena
      Publicado a las 11:46h, 25 octubre Responder

      Muchas gracias a ti Raquel por estar al otro lado. La música es maravillosa para calmar los ánimos, ya lo dicen, “La música amansa a las fieras” y está claro que también ayuda a calmar nuestra fiera interior. :)

  • Arantxa
    Publicado a las 09:52h, 30 octubre Responder

    Hola!! Dices que la herramienta es válida a partir de los 2 años, pero yo no veo a mis niñas de 3, haciendo unas lista, creo que no lo entenderían… Cómo se hace con niños pequeños?
    Gracias!

    • Helena
      Publicado a las 12:32h, 28 noviembre Responder

      Hola Arantxa! Creo que lo ideal es que os sentéis y tú les propongas cosas que pueden hacer para calmarse en esos momentos de rabia. Lo importante es que ellas sepan que no hay nada malo en enfandarse, pero que es importante que cuando lo hagan lo canalicen de forma que no hagan daño a nada ni a nadie y si de entrada ellas ya tienen ideas de que hacer para calmarse en forma de dibujos o de fotos (en las que ellas mismas pueden salir para hacerlo más divertido) les será más fácil gestionarse. :)

  • monica
    Publicado a las 09:31h, 10 febrero Responder

    Este fin de semana hubiera necesitado 1 millón de listas! A ver si empezamos durante estos días para tenerlas preparadas.
    ¡Gracias Helena!

    • Helena
      Publicado a las 12:21h, 10 febrero Responder

      Claro que si! Tenerlas preparadas de antemano ayuda mucho! a por ello! gracias a ti por estar al otro lado! ;)

Publicar un comentario