¡Mamá me aburro!

Bueno pues ya está aquí la Navidad. ¡Vacaciones! Muuuuucho tiempo libre por delante y quizás también un viaje largo por delante. Nuestros hijos van a recibir un montón de regalos, pero aún así estoy segurísima de que llegará el famoso mamá me aburro….! ¿puedo ver la tele? ¿cuándo nos vamos a casa? mamáaaaaa me aburro muchísimo… ¿qué puedo hacer ahora?

¿Y nuestra reacción? pues quizás al principio más tranquila, pero poco a poco nos vamos quedando sin recursos. Así que voy  darte un montón de ideas de juegos totalmente gratis y a los que podéis jugar en cualquier momento. Cuando salgáis a comer, en casa, durante un viaje…

Todo esto también hace que en lugar de disfrutar de las vacaciones cada vez estemos más tensos, de hecho si este es tu caso, en mi Videocurso gratuito te doy claves muy potentes para que recuperes la calma y el disfrute en la relación con tus hijos.

Así que fíjate por cero euros tienes el combo perfecto para mejorar la relación con tus hijos estas navidades, 12 juegos y el videotraining gratuito.

1. La Historia encadenada:

Todos los pasajeros del coche juegan. Comienza una persona con un “Érase una vez…” y tiene un minuto como máximo para comenzar su historia. Una vez termina el minuto, la siguiente persona retoma la historia del anterior y añade lo que quiera durante su minuto y así sucesivamente hasta que una persona finaliza el cuento. Como mínimo cada pasajero tiene que aportar algo en la historia. Si nos ha gustado, podemos después escribirla, ya que tenemos todas las vacaciones por delante.  De este juego se pueden hacer multitud de variantes, como la poesía encadenada, la historia en la que cada participante sólo dice una frase… ¡Dejad fluir el creativo que lleváis dentro!

2. Verdad o Mentira:

Éste es uno de mis favoritos. Cada uno tiene que contar dos minihistorias, una verdad y otra mentira y el resto tiene que adivinar cuál es la verdadera y cuál es la inventada. El tema es el que queráis. Yo lo utilizo mucho a la salida del cole con lo que me ha sucedido durante el día. Sin embargo, en los viajes largos, aprovecho para contarles cosas que les pasaron cuando eran pequeños, o me pasaron a mí de niña.  Es muy entretenido y muy especial. Eso sí, tira de anecdotario porque ¡a los niños les engancha!

3. Fui de picnic: 

Es un juego para potenciar la memoria a corto plazo. El primer jugador deberá decir ‘El sábado fui a un picnic y llevé…’ lo que deberá decir será un objeto con la letra A, por ejemplo Aceitunas, y en el siguiente turno, el jugador deberá repetir lo anterior y añadir un objeto (no tienen por qué ser comidas) con la siguiente letra del abecedario, en este caso la B y así hasta que los jugadores se van equivocando y eliminando. ¡Terminaréis con una cesta de picnic de lo más variopinto!

4. Ni sí ni no ni blanco ni negro: 

Uno de los jugadores va haciendo preguntas, y los demás en ningún momento pueden decir ni SI, ni NO, ni BLANCO, ni NEGRO, en cuanto alguno de ellos lo  hacen la liga y pasa a hacer las preguntas. Parece fácil pero te aseguro que no lo es. ¡Risas aseguradas!

5. Asociación de ideas:

Para jugar a este juego partimos de una palabra y después pensamos en otras que vienen a la mente relacionadas con la palabra. Por ejemplo, Playa: toalla, arena, castillo, colchoneta, chiringuito… Este juego ayuda a potenciar el pensamiento lógico.

6. Adivina quién soy: 

Uno de los jugadores escoge un personaje, oficio, animal u objeto y los demás tienen que adivinar quién es haciendo preguntas cerradas que sólo se puedan contestar con un sí o un no. ¡Gana el primero que acierte el personaje enmascarado!

7. De la Habana ha venido un barco cargado de…:

Un jugador decide que cosas pueden ir en ese barco y los demás jugadores irán diciendo objetos con esa característica. Si se equivocan o no saben que decir pierden. Por ejemplo, De la Habana ha venido un barco cargado de animales de granja… y todos los demás por turnos van diciendo animales de granja que les vengan a la cabeza. Un clásico que promete grandes ratos de diversión.

8. Tres cosas que queréis hacer durante las vacaciones:

Esto ayuda a que cada miembro de la familia, piense qué es lo que realmente le apetece hacer y se haga consciente de ello y además haga partícipe a los demás. Si os apetece podéis hacerlo por escrito. El coche es un tiempo muerto ideal para ilusionarse con lo que se quiere hacer durante las vacas: ir a ver una obra de teatro, organizar una salida al campo si hace un día soleado, ir a ver la cabalgata… Deja volar tu imaginación. Recuerda qué hicisteis el año pasado y aventúrate a pensar qué vais a hacer durante los próximos días.

9. Yo soy el DJ:

La banda sonora de los viajes es fundamental. Yo aún recuerdo los viajes a Córdoba cuando era pequeñaja escuchando música. Deja que cada miembro escoja que canción le apetece escuchar y ¡cantad a pleno pulmón!

10. Palabras encadenadas:

Un gran clásico. Uno dice una palabra y el siguiente ha de decir otra que comience por la sílaba final de la palabra que ha dicho el anterior y así sucesivamente.

11. Veo, veo:

Un clásico. Un jugador piensa en cualquier cosa que todos tengan a la vista y dice: -Veo, veo. Los demás preguntan – ¿qué ves? – una cosita – ¿y qué cosita es? -Empieza por la letra… y dice la letra por la que empieza la palabra y los demás la tienen adivinar.

12. Coches de colores:

Y aquí un extra para viajes. Cada jugador elige un color, y va contando los coches de ese color que van pasando, gana el jugador que haya visto más coches de su color en los 10 minutos siguientes.

Éstos son  juegos a los que nosotros jugamos super a menudo en un montón de situaciones diferente. Seguro que en tu familia también tenéis vuestro repertorio. Cuéntamelos en los comentarios y me comprometo a añadirlos a la lista y así entre todos hacemos un repertorio más rico. ¿te parece? 

Helena Ruiz Pino

 

Curso online Madres al borde de un ataque de nervios

Sin comentarios

Publicar un comentario