Vuelta al cole

Dos “recos” para gestionar la vuelta al cole con exitazo

Vuelta al cole sin morir en el intento. De verdad que no tiene porque ser tan traumático si sabes como hacerlo my friend. 😉

“No les evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas”

Louis Pasteur

 

Cuando llega el final del verano (… y amiga… ¡estamos a las puertas! 😱), la inmensa mayoría nos sentimos tristes, apenados, incluso enfadados de regresar a la rutina. Gestionar la vuelta al cole puede ser un momento de conflicto en la familia, al generarse mayor estrés tanto para grandes como para pequeños…

Al igual que nosotros, las mamis y papis, sufrimos con la vuelta al trabajo y fenómenos como el síndrome post-vacacional o incluso la ansiedad pueden hacer acto de presencia; para los niños el final de las vacaciones también resulta un momento complicado: tras dos meses (¡o más!) en los que han sentido más libertad y flexibilidad en cuanto a rutinas y horarios, y en los que han vivido experiencias nuevas y diferentes, han de regresar a una dinámica más encorsetada y, normalmente, con mayores responsabilidades. Y seamos sinceros… ¿a quién le suena bien eso?

El panorama pinta desalentador, ¿eh? ¡No desesperes!, que para esto vengo yo por aquí 😊 Más abajo te propongo 2 ideas que van a marcar un antes y un después a la hora de afrontar la vuelta al cole para que la calma y el disfrute protagonice la relación con nuestros hijos, lejos de los habituales gritos y tensiones.

Normalizar las emociones incómodas asociadas a la vuelta al cole

¿Quién no se ha quejado de tener que volver a aguantar a su jefe tras las vacaciones? ¿O de comenzar de nuevo la rutina de atascos día tras día? ¿A quién no le ha dado un vuelco el corazón al comprobar su bandeja de entrada repleta de mails? ¿O resoplado al echar un vistazo a la agenda y ver cómo se presenta la semana de regreso, con esos papeleos que hacer, esos presupuestos que presentar, esas facturas que terminar? Si has dicho YO! a todas nos pasa… ¡tranquila! ¡bienvenida al mundo de los humanos! 😜 Acumular este tipo de pensamientos y reacciones es habitual durante el período de adaptación tras las vacaciones.

Imagina ahora cómo puede afectar a tus hijos un panorama similar: volver al cole y a estar sentado en una silla durante varias horas seguidas; ajustarse a unos horarios más milimetrados; incluso volver al uniforme o a las comidas del colegio… Hay un millón de motivos que en este momento pueden favorecer emociones incómodas en los más pequeños. Y si, como en los adultos, esto en sí mismo es normal e incluso esperable, lo interesante es prestarles nuestro apoyo para gestionarlas correctamente.

Dos propuestas de acción para gestionar la vuelta al cole

Entendiendo que estas actitudes o reacciones negativas son normales, reconociéndolas y  aceptándolas en vez de tratar de reprimirlas o negarlas ya habrás dado un paso súper grande para ayudar a tus hijos en esta etapa. Pero… ¿no hacemos nada más? ¡Claro que sí! Anticiparse y pasar a la acción es una de las claves de la metodología My Family Lab: sigue estas dos recomendaciones y verás como sientes mucho más control de la situación.

1.-Enfoca la vuelta al cole desde una perspectiva positiva

Y aunque aquí estés pensando directamente en cómo motivar positivamente a tus hijos, para y reflexiona antes cómo es tu actitud (y la de tu pareja) ante la vuelta al trabajo. Como sabes, los niños son una esponja y absorben y replican después todos nuestros comportamientos y actitudes. Así, si nos ven apáticos, molestos con la rutina, añorando de forma exagerada las vacaciones o protestando por la carga que supone retomar la rutina, ellos asumirán que eso de la vuelta al cole es un auténtico drama.

Recuerda, sentir esas emociones ¡es normal! Pero en nuestra mano está gestionarlas correctamente. Además de que si lo hacemos, también nuestra energía será mayor y más positiva para ayudar a nuestros hijos 🥰

De cara a los niños, conviene poner el foco en lo positivo de volver al cole: casi todos echan de menos a sus amigos en esta etapa de vacaciones, así que muestran mucha emoción de volver a encontrarse de nuevo con ellos; incluso de ver a sus profes (esto suele ser en etapas más infantiles). De esta forma, cuando le recuerdes que hay que ir al cole, puedes centrar la conversación en preguntarle a qué va a jugar con su amiga, por ejemplo.

Otra opción es ir con ellos a comprar los materiales escolares, y que en la medida de lo posible y del presupuesto que tengamos previsto sean ellos quienes puedan escogerlos. Te confieso que esto es algo que yo, que soy una auténtica loca de las cosas bonitas de papelería me aplico a mi misma y me motiva mucho porque me ilusiona estrenar cuadernos, bolis, lápices…

2.-Motivación para retomar rutinas

Estos últimos días de vacaciones son ideales para tomarlos como periodo de transición: ¡no esperes para volver a las rutinas habituales al día de inicio del curso! Incorporarlas unos cuantos días antes y poco a poco, ayudará mucho a que los niños sepan qué va a suceder y sean capaces de anticiparse a ello sin conflicto, con tranquilidad y estabilidad.

Al igual de lo que hablábamos a la hora de establecer rutinas de verano, dedicar un tiempo a crearlas de forma consensuada con nuestros hijos va a ser ese aporte extra de motivación que necesitan para llevarlas a cabo.

Reforzarlas con apoyo visual (ellos mismos pueden crear los dibujos, o ayudaros a imprimirlos y luego pegarlos en un cartel) e implementarlas cuanto antes mejor, ayudará a que cuando el llegue el día se eviten problemas de cansancio, falta de sueño o remoloneos innecesarios… Eso sí, ¡todos los comienzos son difíciles! Un poco de paciencia extra también vendrá bien 😊

Y eso sí, una vez más, ¡¡esto aplica para todos los miembros de la familia!! Aprovecha este momento para crear también tus propias rutinas, incorporando en ellas esos momentos necesarios para garantizar el autocuidado. Ya que estáis en plena construcción de los horarios de los próximos meses, no hay mejor oportunidad que esta para ver dónde poder encajar (¡sin excusas!) un ratito para esa actividad que te permita bien relajarte, bien recargar energías, bien ‘desintoxicarte’. Porque si no nos cuidamos nosotras, ¡es imposible que tengamos fuerzas y energías para cuidar a los demás!

Ahora sí, ¿Preparada para gestionar la vuelta al cole? ¿Qué otras cosas sueles hacer tú que te ayudan? Las adaptaciones siempre cuestan, pero siguiendo estas recomendaciones nos acercaremos ¡al éxito rotundo!

Si de cara al curso quieres tener más herramientas para una educación respetuosa recuerda que tienes disponible el curso online Madres al borde de un ataque de nervios  para  recuperar la calma y el disfrute en la relación con tus hijos sin tener que amenazar, chillar  y repetir las cosas mil veces.

¡Te espero!

Helena 
Sin comentarios

Publicar un comentario