Educación respetuosa

¿Qué es eso de la educación respetuosa?

¿Educación respetuosa? ¿ser amable y firme a la vez? ¡Se puede! 😉

“El secreto de una vida feliz es el respeto. Respeto por ti mismo y respeto hacia otros”

Ayad Akhtar

 

Al convertirnos en mamis y papis comenzamos un camino que nos llevará a afrontar algunos de los retos más complejos que encontraremos a lo largo de nuestra vida. Por mi experiencia como madre y también la que me han dado estos años trabajando codo con codo con las mamis y papis de la comunidad My Family Lab, la elección de un estilo educativo es una de esas encrucijadas en las que muchos coincidimos: decidimos optar por una educación respetuosa, alejándonos de la fórmulas más tradicionales centradas en el “porqueyolodigoypunto” y el castigo como herramientas principales. Hasta aquí todo bien pero… ¿sabes qué es realmente la educación respetuosa? ¿O es una idea que resuena en tu cabeza, pero que no logras concretar en el día a día?

Acompáñame porque en este post disiparemos dudas para que la educación respetuosa pase de ser un mero concepto a ser una opción efectiva y real para comunicarte con tus hijos.

Pilares de la educación respetuosa

Aunque pueda parecer una obviedad, el RESPETO es el pilar central de este modelo educativo. ¡Fíjate bien! No digo respeto, sino RESPETO, con todas sus mayúsculas. ¿Y qué quiero decir con esto?

  • En primer lugar, cambiamos la concepción tradicional de la relación padre/hijo en la que se asumía que este último debe prestar respeto a sus progenitores por el hecho de serlo. ¿Acaso no habéis escuchado en muchas ocasiones eso de “¡hay que respetar a tus mayores”!?…  En la educación respetuosa se concibe esta relación desde una perspectiva más amplia: y es que los hijos no han de respetarnos por el hecho de ser su padre o su madre, si no por el mero hecho de que somos personas.

 

  • En segundo lugar, este respeto ha de ser mutuo. Es decir, frente a esa visión paternalista en la que los niños obedecen porque los padres saben lo que es mejor para ellos, en la educación respetuosa los niños son merecedores también de nuestro respeto, como personas que son y, por lo tanto, de expresar, compartir y hacer ver sus opiniones y puntos de vista.

 

  • En tercer lugar, ese respeto bilateral que reconocemos entre padres e hijos ¡debe fluir más allá! Por eso se fomenta el respeto hacia los demás pero también, y muy importante, el respeto por uno mismo. Y esto resulta clave, porque hablamos de mantenernos fieles tanto a las necesidades que demandan nuestros hijos, como también a las nuestras ¡En el equilibrio y la asertividad está la clave para lograr que la dinámica familiar funcione!

Combinar estos tres aspectos y cuidar la relación con los hijos desde esta perspectiva impulsa a que se conviertan en el futuro en personas asertivas, respetuosas y autónomas; además de allanar el camino mientras tanto para disfrutar de una maternidad y paternidad calmada, en la que nuestros hijos colaboren sin necesidad de estar constantemente insistiendo, gritando o regañando. Hasta aquí suena bien ¿no? 😊

Podemos estar de acuerdo en que no estamos de acuerdo. 🤔

Al pensar en “abrazar” este tipo de educación respetuosa es absolutamente normal que asalten dudas como… ¿no voy a ser demasiado permisiva? ¿no ayudaré a que se me suban a las barbas si les dejo que opinen? ¿llevarán ellos las riendas? La respuesta para todas estas dudas es NO.

Ser respetuosa significa comprometerte a escuchar (y respetar) sus puntos de vista, a tener en cuenta sus necesidades, a ser empática con sus sentimientos, inquietudes y emociones. Y a hacer todas las cosas anteriores de forma genuina y sin dobleces. Sin embargo, eso no significa que debas de estar de acuerdo con ellos siempre o que te pliegues a sus peticiones. De hecho como te decía, podéis estar de acuerdo en que no estáis de acuerdo. 😉

Encontrar ese equilibrio entre respeto y límites es una de las razones de ser de la Metodología My Family Lab que busca dotar de conocimientos que permitan entender los porqués de los comportamientos de los niños y, a la vez, ofrecer herramientas eficaces y aplicables en el día a día que ayuden a  que los niños colaboren a la vez que nos sentimos super conectadas a ellos. Y créeme, es una sensación mágica sentir que no tienes que enfadarte para que tus hijos te hagan caso.

My family lab: una metodología de educación respetuosa

En My Family Lab se conjugan diferentes metodologías tanto de educación respetuosa como de otras disciplinas con el objetivo siempre de poder dotar a los padres no solo de teoría si no de herramientas concretas, eficaces y aplicables en el día a día.

Así, en la metodología confluyen técnicas de Disciplina Positiva, Positive Parenting Solutions, Transformative Parenting, Cómo hablar a los niños para que escuchen…; pero también metodología asociada al Coaching ejecutivo y personal, a la Programación Neurolingüística (PNL), la Inteligencia Emocional y el Mindfulness.

Con todo este back-up, al que añado también mi propia experiencia como madre desde hace 15 años, se ha creado una metodología viva que se adapta a un mundo en constante cambio y que evoluciona al igual que lo hacen los niños de cada generación, afrontando retos ya conocidos en la educación (rivalidad entre hermanos, etapas como la adolescencia, etc.), como otros nuevos (¡holi tecnología y pantallas! Estoy pensando en ti…). Al ser tan viva,  My Family Lab nació con unas 40 herramientas, pero a día de hoy ¡ya ha crecido hasta sobrepasar las 100! Y te puedo asegurar que no tiene ninguna intención de parar de crecer, mientras encuentre herramientas y estrategias que crea que os pueden ser útiles.

¿Conoces y utilizas ya alguna de estas herramientas? ¡Cuéntame! A mí como madre me han salvado la vida en muchas ocasiones y me han ayudado a mantener inalterable mi objetivo de educar a mis hijos en el respeto hacia sí mismos y hacia los demás.

 

Si te identificas con lo que he contado en este post creo que en esta comunidad podrás disfrutar de contenidos que te vendrán genial para tu maternidad ya que dotar de herramientas claras, eficaces y respetuosas con las que puedas obtener resultados y que puedas aplicar en el día a día es el objetivo  (y la obsesión dicho sea de paso) de la metodología My Family Lab. Si todavía no conoces ninguna de esas herramientas, te animo a que explores mi videotraining gratuito o que le des una oportunidad al curso online Madres al borde de un ataque de nervios, ya que sus materiales están pensados para ayudarte a recuperar la calma y el disfrute en la relación con tus hijos sin tener que amenazar, chillar y repetir las cosas mil veces.

¡Te espero!

Helena 
Sin comentarios

Publicar un comentario