disfrutar-Navidad-en-familia

Una gran idea para disfrutar de la Navidad en familia

Empieza diciembre y… estamos en Navidad. Ya no hay vuelta atrás: luces, villancicos, árboles decorados 😊 Pero también, disfraces para las actuaciones del cole, estrés buscando regalos para todos, reparto de días por familias, tiempo libre de los niños… :0  Todos asociamos la Navidad como un tiempo para disfrutar en familia pero, ¿realmente lo hacemos?

“La Navidad no es una fecha; es un estado de la mente”

Mary Ellen Chase

 

¿A ti también te pasa que ves venir la Navidad con una mezcla de ilusión y de recelo? Desde la decoración de las calles, la iluminación, la tradición e incluso las series y películas nos transmiten que esta es una época para disfrutar de felicidad, de compartir, de deseos, regalos y familia. Pero la realidad es que, aunque queramos disfrutar de todo eso, también suele incluir el extra de encargarse de la decoración del hogar, la compra de regalos y detalles, la logística de viajes y comidas familiares… y en muchos casos ¡pasarse unas cuantas horas calculadora en mano para que las finanzas familiares no exploten!

Así que a veces, en medio de tanta vorágine, se nos olvida completamente centrarnos en lo que realmente importa, en el aquí y ahora, y nos dejamos llevar por lo accesorio. ¿Verdad que te suena eso de la importancia de ejercer como madres conscientes, no perfectas? ¡Pues la Navidad es un momento más que perfecto para ponerlo a prueba!

Qué es disfrutar la Navidad en familia

Responder a esta cuestión no es fácil: cada uno tiene sus preferencias y prioridades. Pero en general, cuando hablo con amigos y gente que conozco, incluso muchos mamis y papis con los que trabajo, siempre llegamos a conclusiones parecidas: querer “cumplir” con todos felicitando a través de whatsapp y redes sociales, seguir pendiente del trabajo y llevárnoslo a casa en nuestro teléfono, o querer encajar mil comidas y cenas en apenas quince días termina convirtiendo el período navideño más en una concatenación de obligaciones que en una época que de verdad se dedica a la familia.

Y casi siempre los más “perjudicados” son los niños. Nos desvivimos por ver su cara de ilusión y emoción con todos los paquetes debajo del árbol; pero luego limitamos el tiempo que compartimos con ellos al atender a todos los compromisos restantes

Una gran idea: mindfulness en Navidad

Seguro que ya te sonará que, antes de crear My Family Lab, tuve la oportunidad de trabajar en departamentos de marketing de grandes marcas multinacionales. Así que quizá por haberlo vivido tan de primera mano, hay campañas publicitarias que me dejan emocionada porque logran conectar con los consumidores en lo verdaderamente importante.

Te cuento esto porque estos días eso mismo me ha pasado con la campaña que ha presentado Suchard para estas Navidades. ¿La conoces? Os dejo aquí el vídeo porque ¡vale la pena verlo!

¡Cuánta verdad en tan poco tiempo! Nuestros hijos son felices recibiendo los regalos que con tanto entusiasmo han pedido una y otra vez, de palabra y por cartas, a Papá Noel y los Reyes Magos. ¡¡Pero lo son aún mucho más si comparten tiempo con nosotros!! Tiempo real, sin distracciones, ni medias tintas. Atención plena.

No siempre es fácil, de acuerdo. Y tampoco se trata de que olvidemos el resto de cosas que debemos hacer 😊 Pero es, en mi opinión, la mejor idea para disfrutar de la Navidad en familia: si tomamos consciencia del aquí y ahora, seguro que nos parecerá que el tiempo se multiplica y, en realidad, llegamos a más cosas y no a menos.

¿Cómo? Te propongo algunas cosas que solo dependen de nosotros mismos.

Tips para disfrutar de la Navidad en familia

Que tal si…

1.- Disfrutas de los momentos concretos:

¿No te pasa que a veces poner el árbol significa una tarea (molesta) más? ¿Y si cambiamos la perspectiva? En vez de asumirlo como algo-que-hay-que-hacer, quizás puedas disfrutarlo como un entretenimiento. Hazlo en familia y dedícate en exclusiva a ello, sin distracciones, como un fin en sí mismo. Aprovecha para contar las historias de los adornos a tus hijos (a lo mejor hay alguno regalado, o comprado en un viaje, o heredado…). Quizás podáis hacer uno todos juntos y tomarlo como tradición para los siguientes años. ¡O celebrar una vez que hayáis acabado con un chocolate! Al fin y al cabo, se trata de convertir una tarea en un plan super divertente.

2.- Planificas compras y gastos

Si no te gusta verte entre un mogollón de gente estresada buscando regalos… ¡pues no lo hagas! O, al menos, que ocupe lo menos posible de tu tiempo. Como opciones tienes: compra online desde casa; salir con una lista ya preparada para ir a tiro hecho; coordinar las compras con otros familiares/amigos para que cada uno se encargue de una pequeña parte. Y, aunque suene raro, si tus hijos son ya lo suficientemente mayores para entender la dinámica de los regalos… ¡involúcralos! Hazlos pajes y deja que participen, ya que te darán buenas ideas y te ayudarán con las compras; además de enseñarles que es tan importante dar, como recibir.

3.- Reservas tiempos en exclusiva

Es normal querer tener un detalle con tu lista de contactos para felicitarles la Navidad: si es importante para ti, hazlo. Pero no a cuentagotas y mientras haces otras cosas o estás con otras personas., Para evitar que esa tarea se mantenga presente y constante durante todo el día, resérvate una o dos horas y dedícate a ello. Luego, deja el móvil a un lado y dedícale el tiempo a la gente con la que estés, pero estando presente de verdad.

Centrándote en el aquí y ahora conseguirás vivir mucho más intensa y positivamente la época navideña. ¿Tienes algún truco infalible para disfrutar de estos días en familia? ¡Anímate a compartirlo en los comentarios!

 

Tomar consciencia de cada momento, de tus necesidades y las de tus hijos, es fundamental para vivir una maternidad plena y disfrutar mucho más en familia. Y en Navidad puede marcar un antes y un después ser consciente de separar lo importante y lo superfluo, en unos días en los que lo más habitual es dejarnos llevar por las luces, las expectativas poco realistas y el consumo.

Lo que está clarísimo sí o sí, es que es época de regalos, y que muchas veces no sabemos que poner en la carta o que regalar a nuestra hermana, amiga, prima… ¿Y si este año les haces un regalo que les puede cambiar la vida para mejor? Para este año te propongo que regales el curso online Madre al borde de un ataque de nervios,  verás que es un regalo que deja huella.

Y si tienes alguna dificultad concreta con tus hijos que quieras tratar conmigo, recuerda que también tienes la opción de tener una sesión gratuita de diagnóstico para trabajarlo en  formato de sesiones de coaching familiar.

¡Te espero!

Helena 

Sin comentarios

Publicar un comentario