Tener tiempo para todo

4 claves para tener tiempo para todo

Una de las principales luchas que caracteriza a las madres actuales es esa búsqueda de huecos extra, esa organización maravillosa que permita tener tiempo para todo: la familia, la pareja, la casa, ¡una misma! Pero, ¿de verdad se puede? ¡Desde luego hay claves que te permitirán encontrar un equilibrio más satisfactorio y optimizar al máximo priorizando lo verdaderamente importante!

“Solo le falta el tiempo a quien no sabe aprovecharlo”

Gaspar Melchor de Jovellanos

 

Ya estamos en octubre, y ¡oh milagro!, has conseguido eso que parecía imposible, ¡has sobrevivido a septiembre! 😅

Al convertirte en madre es muy probable que septiembre haya pasado de ser ese mes tontorrón en el que se acababan las vacaciones, pero que todavía te ofrecía tardes de luz, piscina y terraceo; a ser una carrera de obstáculos en la que hay que encajar la vuelta el cole (y los cambios de rutina que conlleva), los quebraderos financieros asociados a cole/uniformes/ropa/extraescolares/etc., y todos esos propósitos de inicio de curso que queremos.

Pues bien, estamos en octubre, los horarios escolares vuelven a la normalidad y de repente te planteas… ¿pero cómo hago yo para encajar las actividades de toda la familia y tener tiempo para todo? 😖

La importancia de tener tiempo para todo

Las madres solemos sentir esa necesidad constante de llegar a todo: cuidar de los hijos, garantizar el orden y la limpieza de nuestro nidito familiar, seguir compartiendo momentos de calidad con la pareja y, aunque no siempre lo conseguimos, disfrutar también de momentos para nosotras mismas… Y aunque el papel de Wonderwoman deberíamos dejarlos para esa heroína de papel, sí que resulta importante que consigamos un equilibrio entre las facetas anteriores: porque desde la estabilidad y la tranquilidad de sentir que tenemos tiempo para todo eso, disfrutaremos mucho más de una maternidad tranquila y feliz y conectaremos también mejor con nuestros hijos y nuestra pareja.

¿Quieres saber cómo? ¡Stay with me baby! 😉

4 claves para maximizar tus tiempos

Las claves que te doy a continuación no son una fórmula mágica; pero pueden ayudarte a que haya un antes y un después en la optimización y organización de tu tiempo, el propio y el familiar.

1.- Prioriza lo importante:

¿Cuántas veces te has quejado diciendo ¡no me da la vida! ¡es que me falta tiempo para todo!? Muchas veces nos autoconvencemos de esta frase y la usamos como excusa aunque no responda del todo a la realidad… Y es que, en muchas ocasiones, no es tanto una falta de tiempo como una falta de priorizar lo que consideramos importante. Te pongo un ejemplo: ¿cuánto tiempo dedicas al móvil? ¿no te pasa que a veces lo coges para responder un mensaje y luego pierdes la noción del tiempo pasando de foto en foto en Instagram o buscando ese vestido perfecto en la web de alguna de tus marcas preferidas? ¡A mí sí! ¡Constantemente! Pero la verdad es que si juntamos esos momentitos de aquí y allá en que nos dejamos abducir por el móvil, probablemente rascaríamos una horita más a nuestra disposición que podríamos dedicar a cualquiera de esas cosas que nos quedan pendientes por falta de tiempo…

Por tanto, sé consciente de tu tiempo y de cómo lo gastas. Y decide cuáles son tus prioridades; así estarás segura que estás dedicando el tiempo a lo que realmente quieres.

2.- Decide de antemano:

¡De acuerdo que esto no siempre es fácil!, pero es cierto que constantemente estamos tomando decisiones (desde las más sencillotas hasta las más relevantes) y que a veces los procesos de decisión nos hacen “perder” tiempo. ¿A qué me refiero con esto? Por ejemplo, si los sábados haces plan familiar pero no está definido con antelación es bastante probable que se escapen dos o tres horas de la mañana del sábado entre que decidís qué hacer o a dónde ir, preparáis lo necesario y os ponéis en marcha… Lo mismo pasa entre semana, que después de recoger a los niños a veces nos entra la duda de si disfrutar de esas dos horas antes de la cena en el parque, o aprovechar a hacer unos recados, o adelantar la vuelta a casa para jugar allí; como consecuencia, hay tardes en las que parece que el tiempo ha volado y entre que lo decidimos y lo hacemos no nos ha dado tiempo a disfrutar plenamente de la actividad escogida.

Si consigues adelantar un poco estas decisiones conseguirás, bien aumentar el tiempo de disfrute familiar, bien aprovechar esas horas en otras tareas sin que eso afecte al tiempo en familia.

No se trata tampoco de tener que llevarlo todo siempre planificado al milímetro, y de hecho es divertido también dejar días reservados para la improvisación y aventuras… se trata de encontrar el equilibrio entre “fluiditis” y “estructuritis” Ya verás que resulta una excelente forma de sentir que el tiempo te cunde más.

3.- Busca y prueba nuevas herramientas y técnicas de organización:

Al igual que cuando hablamos de educación, contar con herramientas prácticas y aplicables en el día a día es un salvavidas. Básicamente, incorporar este tipo de técnicas en nuestra rutina suele suponer un ahorro de tiempo y energía brutal.

Las tareas del hogar suelen ser una fuente de conflictos familiares, ya que requieren de tiempo y dedicación que a veces resulta difícil compatibilizar con la familia y la dedicación a la pareja y a una misma. Os confieso una cosa… ¡yo soy un desastre en cuanto a la organización de la casa! Siempre me ha costado mantener el orden y conseguir una rutina con respecto a las quehaceres caseros 😌  Y también os cuento otro secreto… ¡Mi vida ha cambiado para mucho mejor desde que sigo el blog (y los contenidos en general) de Orden y Limpieza en casa de Alicia Iglesias. Sus aportaciones para la planificación mensual de los menús, consejos de organización y propuestas de rutinas, por ejemplo, me ayudan a mantenerme en el camino, porque en mi interior guardo una desorganizada de la vida, con lo que en mi caso ha supuesto que consiga mis objetivos de una forma mucho más eficiente, organizada y ¡utilizando muchas menos horas! Consecuencia: me queda más tiempo para todo lo demás…

4.- Fomenta que tus hijos te ayuden:

Ya he comentado alguna vez lo positivo de que los niños asuman quehaceres propios, ya que con esta contribución a la familia fomentan su trabajo en equipo, la responsabilidad y su autonomía. Si bien lo cierto es que el objetivo de esta iniciativa nunca va a ser descargar el peso de los adultos respecto de las tareas del hogar; lo cierto es que en la práctica ¡sí que resulta una ayuda! Piénsalo… si los niños se ocupan de sacar la basura, poner y recoger la mesa, hacer sus camas u otras acciones similares, son momentos que tú puedes destinar para hacer otras cosas.

Es importante no pensar únicamente en “cosas de casa”. Fomentar su autonomía de una forma más amplia también puede contribuir a ganar tiempo. Por ejemplo, si desde una edad temprana se duchan, se visten y se asean solos, quizás puedas beneficiarte de un tiempo más largo para tu propio aseo y cuidado personal y además ellos se sentirán mucho más capaces, lo que sin duda fomenta su autoestima.

En cualquier caso también es vital ser consciente de que se trata de un proceso: a medio y largo plazo, sus contribuciones se traducirán en que tú dispongas de mayor tiempo para otros quehaceres; pero a corto plazo, exige de una dedicación extra por tu parte para enseñarles cómo hacer esas tareas. ¡Recuerda que nadie nace aprendido y que somos nosotros los que debemos guiarlos en este aprendizaje!

¿Y tú? ¿Consigues tener tiempo para todo? Si es así, ¡cuéntame el secreto en comentarios! Que la victoria de una es la victoria de todas… ¿te cuesta la vida llegar a todo? 😊 Si eres como yo, que siempre anda en busca de 5 minutitos más, ¡ya verás como estas claves te van ayudar a conseguir ese tiempo extra!

 

Tener herramientas sencillas, eficaces y que sean aplicables en el día a día es una de las razones de ser de My Family Lab. No es que las herramientas conviertan en fáciles las cosas, pero desde luego sí que son vitales para afrontarlas con confianza y seguridad en los buenos resultados. Por eso, recuerda que en mi web tienes disponible mi videotraining y el curso online de Madres al borde de un ataque de nervios.

¡Te espero!

Helena 
Sin comentarios

Publicar un comentario