/* ICONOS APPLE Y ANDROID */

GRACIAS por ayudar a tus hijos a ser más felices

GRACIAS por ayudar a tus hijos a ser más felices

“No es la felicidad la que nos hace ser agradecidos, 

ser agradecidos es lo que nos hace felices”

Gracias. Gracias es una palabra que me encanta. No cuesta nada decirla, y es un regalo para quien la recibe. Es una palabra que enseñamos a nuestros hijos desde pequeñitos. Cuando alguien les da un caramelo o una galleta, siempre estamos detrás para decir con tono cantarín: -¿Qué se dice??? y el niño pronto se acostumbra a decir gracias. Especialmente si también ve que sus padres lo hacen.

Pero, es lo mismo ¿practicar la gratitud que decir gracias? ¿Es lo mismo decir gracias que ser agradecido? La respuesta es no, y te cuento por qué!

Las personas agradecidas por supuesto utilizan la palabra gracias, pero ser agradecido va mucho mas allá. Ser agradecido, quiere decir tener una actitud de gratitud hacia todo lo que la vida nos depara en general.

¿Sabías que según los estudios sobre felicidad todas las personas felices tienen algo en común? Eso es, justo lo que estás pensando, son agradecidas. :)

Cuando agradecemos por cualquiera de las cosas que tenemos, éstas pasan de estar en un segundo plano a que nos hagamos conscientes de lo afortunadísimos que somos por tenerlas.

¡De verdad! ¡El agradecimiento es una forma de vida! Sentirse agradecido es una manera de vivir.

El agradecimiento lo transforma absolutamente todo. Piensa en las siguientes situaciones:

Vas a beber agua y está más caliente de lo que te gustaría.

Puedes pensar ¡qué rabia, no me apetece nada agua calentorra! o puedes pensar, ¡qué suerte tengo de poder disponer de agua con solo abrir un grifo! hay miles de personas en el mundo que tienen que andar kilómetros para conseguir agua que yo no me bebería en la vida. ¡GRACIAS!

Miras el menú del día en el restaurante en el que comes normalmente, y nada de lo que hay te apetece.

Puedes pensar, ¡que pereza! no me apetece nada comer aquí o puedes pensar que suerte poder hacer tres comidas al día, y poder elegir entre varios platos lo que quiero comer, hay millones de personas en el mundo que quizás solo puedan comer un puñado de arroz al día. ¡GRACIAS!

Te llama tu madre en un momento en el que no te viene nada bien hablar con ella.

Puedes pensar, ¿qué querrá la plasta de mi madre ahora? o puedes pensar ¡qué suerte que todavía conservo a mi madre! ¡GRACIAS!

Tu hijo no para de corretear por el salón y te estás poniendo de los nervios.

Puedes pensar, ¿es qué no puede parar ni un momento? o puedes pensar, ¡Qué suerte tengo de tener un niño totalmente sano, rebosante de vitalidad!

¿Ves donde quiero ir a parar? las situaciones son las que son, pero la actitud con la que las enfrentamos solo depende de nosotros.

Tú y solo tú decides que actitud quieres tener ante las cosas, de queja o de agradecimiento.

Si ya sabemos que ser agradecidos nos hará sentir más felices y afortunados, ¿¿no crees que sería super recomendable que nuestros hijos integraran el agradecimiento como parte de su vida desde pequeñitos??

¿Te apetece? ¡te contamos como!

Predica con el ejemplo.

Reduce la queja y aumenta el agradecimiento. No nos cansamos de decirlo, no es solo lo que dices, es también lo que haces.

IMG_2447

¡Empieza el día con alegría!

Crea una rutina para tí y tu familia, de agradecer todas las mañanas por al menos 5 cosas que tenéis. No hay mejor forma de empezar el día que con una sonrisa. ¿5 cosas te parecen mucho? ¡Pues entrena! ;) pronto te darás cuenta de que 5 cosas es muy, muy poquito en comparación con todo lo que tienes para agradecer.

Vaaaale, al principio cuesta un poco, así que aquí van algunas ideas que te ayudarán a arrancar. Puedes agradecer por tu cuerpo, porque está sano, porque puedes ver, oír, hablar, degustar, respirar, porque tienes un par de piernas que te sostienen. Puedes agradecer porque puedes darle educación a tus hijos, porque puedes hacer 3 comidas al día, porque tienes amigos, porque tienes conexión a internet, porque tienes electricidad y un hogar donde vivir… la lista es infinita! agradece desde el corazón, genuinamente, eso os hará empezar el día con una actitud superpositiva.

Termina el día agradeciendo.

Durante la cena, agradeced por al menos 3 cosas que os hayan pasado durante el día. Hacer este ejercicio es tan, pero tan bonito… que te garantizo que me lo agradecerás! ;) Hace mucho que lo practico con mis hijos, y a veces te dicen cosas como agradezco porque de cenar había pasta, y otras te dicen cosas que te dejan totalmente desarmada y derretida, como, agradezco porque cuando esta tarde me he caído me has abrazado y me has hecho sentir muy bien. ¿quieres sonreír? ¡Este ejercicio es una apuesta segura!  Con este ejercicio, no solo harás que se hagan conscientes de todo lo bueno que tienen, sino que además te contarán cosas bonitas que les han pasado y como las han vivido y eso hará que te des cuenta de cuales son sus prioridades.

Gracias por ayudar a tus hijos a ser más felices.

¡Bueno pues como hay que predicar con el ejemplo allá voy!

Doy las gracias por estar embarcada en un proyecto tan bonito como My family lab, doy las gracias porque estés leyendo este artículo y doy las gracias por haberme hecho consciente de la importancia de agradecer.

Yo ya te he contado tres agradecimientos míos ¿Y tú? ¿por qué 3 cosas quieres dar las gracias? , te agradecería mucho me lo contases en los comentarios!

¡GRACIAS! :)

Helena Ruiz

 

2 Comentarios

  1. Muchas gracias poe esta extraordinaria iniciativa (empecemos bien la cosa agradeciendo). Voy a seguir al pie de la letra vuestras indicaciones sobre los agradecimientos de mañana y noche.
    Y para empezar os doy mis 3 agradecimientos del día:

    Estás trabajando y suena el móvil que te ha llegado un mensaje de WhatsApp. En vez de decir qué pesados los de este grupo, se puede decir Qué suerte tener un grupo de amigos con los que compartir cosas.

    Te levantas el lunes y en vez de decir horror de nuevo al trabajo, decir, muchas gracias porque tengo un trabajo que me permite ser útil y ayudarme.

    Sales a la calle, está lloviendo y, en vez de decir qué asco de día, decir, gracias por estar vivo y poder disfrutar del milagro del agua.

    Un abrazo y mi más sincera enhorabuena.

    Responder
    • My family lab

      Hola Fede! Qué maravilla escuchar que te gustan tanto la iniciativa como el artículo! :)
      Y sobretodo saber que lo consideras de utilidad para tu día a día.

      Hay una cosa que es totalmente cierta y que a menudo olvidamos, y es, que no podemos controlar los acontecimientos, pero si la actitud con la que nos posicionamos ante ellos, eso sólo depende de nosotros, y por lo que veo tu ya has elegido! ;) enhorabuena!

      Un caluroso abrazo! y por supuesto GRACIAS MIL!

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

¿Te ha gustado esta noticia?

Compártela con tus amigos