/* ICONOS APPLE Y ANDROID */

El lenguaje de antes y de ahora

El lenguaje de antes y de ahora

Existe un lenguaje que va más allá de las palabras

Paulo Coelho

Esta tarde estoy un poco melancólica. Será porque abril ha empezado como tiene que empezar: lloviendo. Será porque he tenido un rato para parar y justo en ese momento en la radio han puesto la canción “Canción a mi hijo” de José Luís de Perales (sí, ¡Perales! Suena a “viejuno”; a largos viajes por Despeñaperros en el Renault 12 de mis padres) y las piezas del puzle han encajado. Habla de un padre que le cuenta un cuento a su hijo y le va diciendo que se lo cuenta por lo que el niño ha hecho durante el día (lavarse las manos, desayunar, ir al colegio,…). El porqué le cuenta el cuento da igual. El padre le quiere por lo que el niño es y no por lo que el niño hace, aunque en la canción le esté diciendo una y otra vez que le quiere por lo que ha hecho durante el día. Si el niño no se hubiera lavado las manos, el padre le hubiera contado el cuento igualmente, y seguiría queriendo a su hijo igualmente. El padre hubiera buscado cualquier motivo para contarle el cuento y así disfrutar con él de ese momento mágico. Puedes escuchar la canción aquí y ver qué te hace sentir.

Es cierto que el lenguaje es importantísimo y que tenemos que prestar atención a qué y cómo decimos las cosas. No sólo a nuestros hijos, sino a todas las personas con las que tratamos a lo largo del día. Es importante que el niño comprenda que le queremos por quién es y no por lo que hace. Pero que esto no nos lleve al extremo de juzgar cada palabra que dicen otros padres, o lo que nos decían nuestros padres a nosotros porque, al fin y al cabo, un padre quiere a su hijo porque es su hijo, porque es único y porque, haga lo que haga, es una parte importantísima de su vida.

Así que, en este breve post quiero empatizar con todas las generaciones anteriores a la nuestra. Por las personas que han hecho que hoy en día queramos comunicarnos de una manera diferente, gracias a que tenemos las herramientas para un mater-paternidad más consciente.

Un abrazo y hasta la próxima,

Esther Santamaría

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

¿Te ha gustado esta noticia?

Compártela con tus amigos